HUESOS DE SANTO


Hola a tod@s; hoy vengo con unos huesos de santo que tenía un montón de ganas de preparar. Ya se me fueron las ganas eehhhh jajaja, menudo curro dan!!! claro que si, pero no os voy a mentir, estaban deliciosos para los amantes de este tipo de dulce. La yema no terminé de cogerle el punto y encima los rellené mucho y se me salio fuera un poco. El mazapán rico,  y creo que logré bien la textura, como os digo no es pan comido, hay que cogerle el punto. El próximo año si estoy inspirada y los repito ya tendré un poco más de experiencia al elaborarlos. La receta la vi  aquí y podéis seguir el paso a paso que tiene la receta muy bien explicada.
INGREDIENTES:
*Mazapán:
  • 250 g de almendra molida (mejor si es Marcona)
  • 150 g de azúcar
  • 75-100 de agua
  • Ralladura de limón
*Yema pastelera:
  • 4 yemas
  • 100 g de azúcar
  • 50 g de agua
*Baño de azúcar:
  • 200 g de azúcar glas
  • 2 cucharadas de agua
PREPARACIÓN:
Empezamos por preparar la yema pastelera. Separamos las yemas y las ponemos en un bol que resista el calor, las batimos ligeramente con unas varillas.
Mezclamos el azúcar con el agua en un cazo que ponemos al fuego. Cuando el almíbar ha alcanzado los 105º o punto de hebra fina (si no tenemos termómetro, tomamos una pequeña cantidad con una cuchara, y con los dedos mojados en agua fría debe formar entre el pulgar y el índice unos filamentos que se rompen enseguida) lo vertemos sobre las yemas sin parar de remover, para que no se nos cuajen.
Para cuajar la yema lo podemos hacer colocando el bol sobre un cazo con agua caliente, al baño María,  y removiendo sin parar con unas varillas. Tarda un buen rato, más de 20 minutos. Yo lo hice en microondas porque se termina enseguida, teniendo mucho cuidado con los tiempos, claro, de lo contrario estropearíamos todo. Metemos el bol en el micro, de 6 a 7 segundos, no más, retiramos removemos bien y otra vez 6-7 segundos así tantas veces como sea necesario hasta que la crema quede gordita. Dejamos enfriar la yema y debe quedar bastante densa, a mi no me quedo lo suficiente densa como veis, pero rica estaba mucho.
Prepara el mazapán. Prepara un almíbar ligero con el agua y el azúcar, nada más que llegue al hervor y que se disuelva el azúcar.

Cuando esté listo empezamos añadiendo  unas dos terceras partes a la almendra molida con la ralladura de limón. Removemos bien hasta obtener una pasta. Si vemos que está muy seca y desmigada añadimos más almíbar poco a poco, hasta conseguir una consistencia manejable. Ten cuidado de no pasarte de líquido, porque la capacidad de absorción de la almendra es variable. La almendra que compramos ya molida absorbe más líquido que la que molemos en casa, y esto es a tener en cuenta.
Tapa el mazapán y dejalo enfriar. Una vez frío lo ponemos sobre la encimera bien espolvoreada con azúcar glas y lo amasamos hasta obtener una pasta fina que no se nos pegue en exceso a las manos.
Siempre con la encimera bien espolvoreada con azúcar glas estiramos el mazapán con un rodillo, hasta un espesor de unos 2 mm. Marca el mazapán con una brocheta de madera, corta trozos del largo de la brocheta para que te sea más fácil, luego haz el dibujo poniendo la brocheta encima y presiona un poquito quedando una hendidura y una a seguir de la otra. Corta tiras con un cuchillo de 5-6 cm de ancho. De estas tiras cortamos trozos para hacer los huesos de 6-7 cm de alto, aunque depende del utensilio que utilices para enrollar los huesos. Yo usé el mango de una cuchara de madera.

Vamos enrollando los huesos, pon un poco de agua en la unión para que se pegue bien y los vamos dejando sobre una rejilla para que se sequen unas 3 o más horas.
Cuando los tubitos de mazapán estén firmes ponemos la yema pastelera en una manga desechable con boquilla pequeña o de pico y los rellenamos.
Prepara el glaseado mezclamos bien en un bol el azúcar glas con el agua (a mi me hizo falta una cucharada más de agua).  Mojamos los huesos en el glaseado y los ponemos a secar sobre una rejilla. Tardan unas horas. Es importante que se bañen bien, pues el glaseado tiene la función de conservar los huesitos y evitar que se resequen.



33 comentarios

  1. Ya me imagino el trabajo que tienen, preparar cada parte para luego unirlas y que te queden así de perfectos y apetitosos, es todo un arte que solo pueden hacer manos expertas como las tuyas. Son una delicia.
    Feliz halloween. Bss

    ResponderEliminar
  2. También es un dulce que me llama bastante la atención. Hay recetas que aunque requieren mucho tiempo y dedicación el tiempo está mas que merecido porque el resultado merece la pena. :) deliciosa propuesta.

    ResponderEliminar
  3. Esto lleva mucho muchísimo trabajo y te han quedado estupendos! Vaya manos que tienes amiga :) Una artista, tu gente debió de quedar encanta con tal delicia, no es para menos! besines guapa

    ResponderEliminar
  4. Esther todo es muy sencillo cuando otro lo prepara, pero cuando toca ponerse manos a la obra a veces pensamos eso de ¡¿pero dónde me he metido?! Me encanta que nos cuentes los problemas o más bien las dificultades con las que te has encontrado al preparar estos huesos de santo. He de decirte que a mí me parece que esa yema que chorrea porque ha quedado más líquida y porque los has rellenado de más me encanta. Creo que le dan mucha personalidad a tus huesos de santo, que salta a la vista que son caseros y que por otro lado están diciendo que aunque la receta no salga perfecta no quiere decir que algo no esté bueno ni que sea un fracaso.

    Personalmente estoy encantada con que todo se muestre con naturalidad y se explique, que parece que los que nos movemos en este mundillo no hemos tenido un problema en la vida al meternos en la cocina y nada más lejos de la realidad ¿verdad?

    Espero que te vuelvas a animar otra vez, porque seguro estaban riquísimos. Ya te digo que a mí no me quedarían ni la mitad de bonitos que a ti

    ¡Besos mil! (que menudo rollo he soltado)

    ResponderEliminar
  5. Hace años que no los he comido y mira que me gustan,pero como tu muy bien dices dan mucho trabajo y además aquí no se encuentran en todas las pastelerías.
    Te han quedado estupendos.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Nunca he probado los huesos de santo te lo puedes creer??
    Menuda pinta que tienen estos que has preparado. Qué por cierto... toda esa cremita que cae y que te iba a manchar toda la mesa, ya lo he limpiado pasando el dedo. Madre que rica!!! ;)

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  7. Esther admiro tu valor y sinceridad, la verdad es que Cuba te ponen las cosas por delante todo parece muy fácil, pero cuando vienen los problemas y no sabes cómo solventarlos, eso sí que es para decir:"¡trágame tierra!"
    Seguro, que a pesar de todas las vicisitudes que has tenido, estos huesos de santo están riquísimos. Otra cosa es que te queden ganas de volver a repetirlos, jajaja...
    De todas formas, felicidades porque se ven muy bonitos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde dice Cuba, dije cuando. Jajajaja, maldito corrector.

      Eliminar
  8. Te han quedado muy bien Esther, yo no soy mucho de huesos de santo , se me hacen muy dulzones, pero con esa yema chorreando se ven irresistibles¡¡¡, biquiños

    ResponderEliminar
  9. Que ricos Esther! Tienen una pinta impresionante. Yo no los he hecho nunca, tendré que espabilar, jajaja Besos guapa

    ResponderEliminar
  10. Te quedaron con una pinta riquisima , yo no lo he preparado por el trabajo que tienen , besitos

    ResponderEliminar
  11. Siempre digo que los voy a preparar llegadas estas fechas y después por unas cosas u otras, siempre voy pillada de tiempo y ahí se quedan en el olvido.
    Me encantan , no importa que no le hayas pillado el punto a la yema , eso no influye en el sabor para nada , ahora mismo me comía unos cuantos ufff..Bss.

    ResponderEliminar
  12. Pues aunque la yema esté algo líquida y se haya salido un poco, tienen que estar riquisimos y además, así se nota que no son comprados, que son caseros y que te lo has currado bien currado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Una de las cosas mejores que tiene tener un blog de cocina es que nos enseñamos unos a otros, y en este caso es todo un detalle ¡y bien bonito! explicarnos dónde tenemos que poner atención. Te estoy muy agradecida Esther. Sé que lograrás tu propósito y no pararás hasta encontrarle el punto a las yemas, tú eres así de exigente, lo que a los demás nos viene más que bien.
    No tendría inconveniente, me sentiría afortunada, de poder probar algunos de esos huesos que nos enseñas hoy. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. En la cocina hay pocas cosas que no tengan trabajo, pero como disfrutamos haciéndolo, pues no parece tanto esfuerzo,pero las que estamos aquí si que lo sabemos apreciar el trabajazo que tienen estos huesos de santo y la maña que hay que tener. Te han quedado espectaculares, aunque se te haya salido el relleno, estan preciosos. Yo no se si me atrevería a hacerlos, pero me quedo con ganas de comerme uno.
    Un beso de maricacharros.

    ResponderEliminar
  15. Yo este año no los he echo dan mucho trabajo y se necesita tiempo para hacerlos ,de buena gana me llevaba esa fuente porque ya se que en casa me van a echar la bronca por no tenerlos.
    Ummmmmmmmmm de vicio ademas de quedarte de relujo seguro que en casa no dejaron de hacerte la ola.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  16. Ay Esther...Si te digo que son mi asignatura pendiente...Y tan pendiente... Siempre digo que los quiero preparar por las fiestas, porque me encantan, y me parece que por ahí tienen precios un poco desorbitados. Y la última vez que los preparé fue tan desastrosa que se me quitaron las ganas. Sin embargo, veo los tuyos tan ricos y perfectos y me apetece probar de nuevo, sobre todo por comérmelos.
    Te han quedado genial =)
    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  17. Mi querida amiga, no me quiero acordar de ellos jejeje la primera vez que los hice, mi hija le puso el nombre de huesos de santo de los tres intentos por que tuve que tirar dos veces la masa hasta que fui mas testaruda que ellos y los consegui, asi que imaginate si no te comprendo, a ti te han quedado divinos y esa crema tiene que ser un manjar. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  18. Hola Esther! Uy qué laborioso lo veo y gracias por tu sinceridad, no aguanto cuando te lo ponen tan fácil en una receta y nada te sale como te tendría que salir! A mi me gusta que me cuenten las dificultades reales y que me den soluciones... En fin, la pastelería es mucha practica y seguro que a la próxima lo bordas aunque yo ya veo a estos estupendos ;) Y seguro que estaban riquísimos! Besitos guapi!

    ResponderEliminar
  19. Este año no los he hecho , pero suelo hacerlos casi todos los años...me encana!! son un poquito entretenidos pero están de rechupete!! Muy ricos los tuyos!! Bs.

    ResponderEliminar
  20. ¡Nunca los he hecho!...y creo que no me has animado nada...jajaja
    Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  21. ¡Ay mi chica!, tú vales para todo y para lo dulce más, pero aún más como persona, porque eres capaz de reconocer los problemas que has tenido, contárnoslos y poner las fotos de unos huesos de santo, que estarán de lo más buenos. Eso es lo más importante y te aseguro, que en este mundo de blogs, no es siempre lo más común. Felicidades, amiga. Me llevo un par porque con ese mazapán con almendra marcona y esa yema, empezaría a comer sin parar.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. ¿Por qué darán tanto trabajo este tipo de dulces?. Lo que dices, que cuando los terminas, acabas agotada, y eso por lo menos a mí no me compensa. Te entiendo porque hace dos semanas me ocurrió lo mismo con un dulce mejicano, que yo que no soy de dulce, pues creo que no lo volveré a hacer.
    Lástima del punto de la yema, porque te quedaron muy bien. Nunca los probé y eso que son típicos de mi tierra.
    Un besín Esther

    ResponderEliminar
  23. Esther , te quedaron unos huesos deliciosos y ese relleno ....hummm apetecible total
    besinos

    ResponderEliminar
  24. No los he hecho nunca Esteher, pero si que es cierto que tengo muchas ganas de probar en casa, se que están muy ricos, pero nunca me he decidido. Te han quedado con una pintaza espectacular, y seguro que deliciosos.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  25. Seguro que estaban riquísimos. Nunca los he probado, pero como el mazapan me encanta, seguro que me gustarían. Un beso :)

    ResponderEliminar
  26. Esther tengo que reconocer que se ven impresionantes, que no tienen nada que envidiar a los de las pastelerías, pero ... es que no me gusta el mazapán jajaja, así que ... conmigo poco neegocio ibas a hacer. Pero eso sí, te felicito por el trabajo que has hecho.

    Besotes linda, las fotos son tan bonitassss

    ResponderEliminar
  27. Hola Esther!!! Yo también acabo de publicar los huesos de santo y coincido contigo en que son muy laboriosos. Estuve mirando muchas recetas antes de hacerlos y también se me complicó la yema. La primera que hice no me sirvió, primero porque me quedó muy líquida (más que la tuya) y segundo porque era poca para rellenar los 20 huesitos que me salieron. La repetí doblando los ingredientes y cocinando a baño de maría hasta que se endureció bastante y parece que mejoró. En cuanto al mazapán, también cuesta pillarle el punto, con la cantidad de almíbar que señalan la mayoría de recetas queda muy húmeda la almendra, creo que cada uno tiene que ir viendo como adapta las cantidades... Para ser los primeros te quedaron de lujo, hay muy poquitos en la red que sean así de bonitos como estos, y bueno, donde esté un dulce casero que se quite el comprado. Besos.

    ResponderEliminar
  28. Esther, con dificultades,vale, pero como los has conseguido, es todo un éxito, te han quedado de lujo, yo los tengo pendientes, pero es que estoy muy vaguita, a ver si me animo por que cuando los veo por ahí me entran unas ganas de hacerlos que no veas....pero luego se me pasa y ya no me acuerdo jjajaajaajjaaa a ti te han quedado de lujo total. Besitossss.

    ResponderEliminar
  29. ¡¡Hola Esther!! Vaya, pues si que dan trabajo los huesos de santo. Sinceramente, ni los he probado nunca. Y mira que los veo preciosos, pero nunca los he comprado. A ti la forma del hueso te ha quedado preciosa, y el relleno un poco líquido y chorreante, te aseguro que los hace más apetecibles, ¡¡dan ganas de ponerte a chuparlos ahora mismo, ja, ja!! Supongo que el sabor de estos, son mucho más ricos que los que venden, así ya verás como la próxima vez que los hagas, te quedas más conforme con el resultado, aunque ya sabes, que para los golosos irremediables como yo, ¡¡están más que perfectos!! Besitos.

    ResponderEliminar
  30. Te han quedado espectaculares!!! Pero como dices tienen mucho trabajo, a mi el mazapán no me gusta mucho. Pero estoy segura que sabrán mucho más ricos que los comprados.Por lo que me gustaría haber probado uno de estos que has puesto tan ricos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Hola, desde luego dan trabajo!! Yo los hago cada año pero en casa dicen que están tan ricos que es lo que anima a hacerlos. ya verás como repites!! te han quedado de maravilla, como todo lo que haces!! un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
  32. Hola!! te han quedado perfectos, es un dulce de lo más exquisito y delicioso, me encantan, para mi todo el año... besos ;)

    ResponderEliminar

No te vayas sin dejar un comentario ya que de ellos se alimenta este blog. Sin ellos no seria lo mismo y desde aquí os doy mil gracias por visitarme ....